los blogs de Canarias7


Problemas que aquejan a nuestra sociedad:

* Se deteriora la Sanidad; las listas de espera parecen chistes de humor negro (año y medio para consulta externa en neumología).

* El desempleo en Canarias en 2016 fue del 24,9%. Solo nos superan Extremadura y Andalucía.

* Crece la violencia sexista, se generalizan los micromachismos y repunta el machismo pata negra.

* Hemos tenido en 2016 la mayor ocupación turística de la historia y los salarios más bajos de España, lo que hace que personas con trabajo tengan que acudir a las ONGs porque no les alcanza para lo esencial.

* Se trata a la cultura hecha en Canarias como si fuese una molestia, con ausencia de una política cultural seria y eficaz en todos los sectores, con lo que se beneficia a la media docena de figurones que adornan el poder.

* Llegada de pateras y detención de posibles yihadistas.

* Abandono de las personas dependientes y falta de unidad de criterios para los servicios sociales.

* ...


55IMG_3037.JPG

Medidas tomadas por los poderes políticos, económicos y sociales:

* Montar carnavales diversos y en todas partes (cabalgatas, galas, concursos...)

* Abrir un debate encarnizado sobre el Festival de Música de Canarias.

* Organizar maratones y carreras de toda clase porque correr es bueno y gratis (bueno, gratis no, las zapatillas y las bebidas energéticas no las regalan).

*Acudir a las grandes ferias del turismo, con políticos, asesores y seguramente algún cuñado.

* Celebrar que las papas "arrugás" con mojo ganen un concurso gastronómico estatal on-line.

* Asistir en traje regional o en frac (según toque) a romerías, funciones religiosas y procesiones o bajadas y traídas de agua, ramas, gofio y lo que se tercie.

*Tratar a la cultura como si fuese un peso para la sociedad.

* Resaltar el hecho de que el Presidente del Gobierno de Canarias use mochila de senderista.

* Fichar a Jesé para la UD Las Palmas.

* ...

Conclusión


La razón por la que los novelistas canarios son tan poco valorados es porque

se da la paradoja de que se acercan demasiado a la realidad, y por ello son otros

los que crean la verdadera ficción-Disney que hoy es Canarias, que se resume

en el hermoso relato Blancanitos y los siete Enanieves (uno por isla).

Este texto lo publiqué hace 8 años, y como todo lo permanente, sigue valiendo hoy:


Fotos prueba tr5.JPG"En mi casa hay una guitarra que no es mía, aunque la considero mi guitarra. Fue un regalo que hice un 14 de febrero, y mira por donde, al final he sido yo quien más ha disfrutado de su compañía. Y es que siempre he visto en esa guitarra una metáfora del amor, algo que regalas y que finalmente te vuelve en razón del ciento por uno.

Sobre el amor han escrito mucho y han cantado más, pero yo creo que no hay poema de amor más hermoso que el simple sonido que sale de una guitarra que amas y que pulsas con todo lo mucho o lo poco que sabes. Esas notas sublimes o torpes son una respuesta a tus caricias. Eso lo sabían Alfredo Zitarrosa, Jimmy Hendrix, Atahualpa Yupanqui o Paco de Lucía. Y es que las guitarras son un misterio, y no porque tengan forma de mujer, sino porque son bellas, y la belleza siempre es misteriosa.

Creo que hoy tocaré un poquito, para terror de mis vecinos, pero luego dejaré descansar a Valentina, porque esa especial caja de madera es como un permanente camino de ida y vuelta, un abrazo en un perpetuo día de San Valentín. Por cierto, ahora me doy cuenta de que es el cumpleaños de la guitarra. Cumple, mmmmmm... Cumple, ella siempre cumple".


Con muchos matices, se suele sentenciar que el desconocimiento de la historia nos condena a repetirla. Y debe ser verdad, porque la frase se le atribuye al británico Winston Churchill, al argentino Nicolás Avellaneda, al español Jorge Santayana y a no sé cuántos más nombres de relumbrón, y su recorrido se remonta 2.500 años, pues hoy he oído que fue Confucio el primero en decirlo (deducimos que en chino). Creo recordar que alguna vez han colocado la frase a Dante, a Goethe y, por supuesto, al hidalgo don Quijote, a quien le han adjudicado unas cuantas majaderías que, por mucho que busques en los dos tomos de sus andanzas, nunca encontrarás, porque es muy socorrido apoyarse en el personaje cervantino, y a alguien con lustre se le debió ocurrir alguna vez poner en su boca aquello de "ladran, luego cabalgamos",aaDSCN3746.JPG y ya se repite sin saber que Cervantes nunca escribió tal cosa. No nos dicen quién ladra si no es perro, y desde luego don Quijote no pudo cabalgar a lomos de un jamelgo tan perjudicado como Rocinante, que, como mucho, iría al trote cochinero porque no daba para más y porque, en caso de poder alguna vez, habría dejado muy atrás al pobre burro, que tampoco se llama Rucio, sino que Sancho lo nombra como "el rucio" al referirse a él por el color de su pelaje. Lo de repetir la historia también lo he escuchado en un latín "muy creativo", y atribuido al mismísimo Marco Tulio Cicerón. Si tanto personaje rimbombante se aproximó a algo parecido a esta idea, nadie dice dónde ni cuándo. Y tampoco sé si es verdad científica o filosofía de usar y tirar, porque ignoro si los pueblos que repiten los desastres del pasado desconocen su historia. También está la naturaleza del escorpión, o la egolatría de algunos, que se han tomado a pecho los libros sobre la autoestima de Rojas Marcos, y que posiblemente piensen que aquello que otros quisieron hacer antaño y no pudieron ellos podrán hacerlo ahora y muy bien. El caso es que hay pueblos que repiten la historia, incluso muchas veces, cambiando solo en los matices de cada tiempo. Cuando conoces aunque sea a grandes rasgos cierto procesos históricos, ves cómo los personajes y las situaciones se reproducen: Indalecio Prieto/Largo caballero; Rodolfo Llopis/Felipe González; Pedro Sánchez/Susana Díaz... Ah, que ahora no toca el PSOE porque está en hibernación hasta las primarias, y la actualidad es eso que en Podemos han llamado Vistalegre II; pues más de los mismo: ¿les suenan palabrejas como mencheviques, bolcheviques, nomenklatura...? Pues eso; una de dos, o ignoran la historia y están condenados a repetirla, o la conocen y se empeñan en recrearla para ver si esta vez sale bien. Ya les adelanto que, de todo aquello, aunque con 80 años de retraso, el ganador fue Putin.


Los anglicismos son como una mancha de aceite que se extiende por todos los rincones del español (supongo que también de otras lenguas). Últimamente hace furor poner etiquetas en inglés, sea could, hardcore o VIP, o los nombres de actividades que siempre fueron senderismo, reventar los precios o cambiar de canal de televisión, y que ahora son trekking, dumping o zapping. La palma se la lleva con diferencia el sufijo -ing, que se usa para todo: casting (audición o prueba), parking (estacionamiento) o rating, que tiene variados usos. Por añadir el infausto apéndice que no quede, pues ya se lo ponen hasta a palabras en español, y a lanzarse atado de un puente lo llaman puenting, cuando, hasta donde yo sé, puente en inglés es bridge. Y encima estos palabros evolucionan, recogen nuevos matices o los impone la publicidad o el papanatismo.

waIMG_3606-1.JPGHablando de lo mismo y a la vez de otra cosa, antes salíamos a correr; con el chándal llegó el footing, que luego se llamó joggin y más tarde running, sin tener en cuenta los matices que cada palabra tiene en inglés. El caso es que, sea con afán competitivo o no, sea con ritmos fuertes, moderados o al trote, a la gente le ha dado por correr, y se concurre a eventos deportivos muchas veces sin conocer cuáles son las condiciones físicas y la preparación previa que se necesita. Las instituciones públicas y privadas y las marcas comerciales se dan codazos para patrocinar estas concurrencias. Todavía no sé si fue primero el huevo o la gallina, pero unos organizan porque otros corren o es justo al revés. El caso es que, casi siempre bajo reclamos en inglés, la gente se ha echado a correr. Son tradición en muchos lugares carreras ciudadanas como las de San Silvestre para rematar el año, pero es que, sin salir de la isla, hay carreras continuamente. Se aprovecha un festejo, una fecha señalada o un "porque me da la gana", se convocan para cualquier edad y se diría que toda Gran Canaria se pasa la vida corriendo, sea maratón (que hay que echarle narices para que un ciudadano haga 42 kilómetros aunque sea caminando), media maratón, 10 kilómetros o "de aquí hasta allí", en carreteras, parques, calles o campo a través (digo yo que por qué no dirán a través del campo, pero con cuidado para no pisarle las lechugas a Marcialito). En Teror hacen la Guayre Extreme, en Agaete la Vertical Tamadaba y en todas partes, llámese Arguineguín, Telde, Agüimes o Tejeda, todo el mundo al galope, y se remacha con la Transgrancanaria, que es un derroche de pulsaciones que poquitos aguantan. Y venga a correr y a comprar ropa deportiva, zapatillas, relojes cuentapasos y bebidas energéticas. Ya he perdido la cuenta de los eventos que hay en Las Palmas de Gran Canaria; es que sale uno a comprar el pan y se tropieza con una olimpiada, porque antes de correr algunos entrenan. Por mi parte, también practico deporte, voy a buen paso hasta la panadería, pero correr no, porque de niño me decían que correr es de cobardes, y esa debe ser la razón por la que los valientes no corren, sino que hacen footing, joggin, running... ¿Cómo se llamará el año que viene? Me dicen que tal vez leaving: irse, largarse, mandarse a mudar.


¡Estimado público, les invito al mayor espectáculo del mundo! ¡Pocas veces encontrarán una programación más atractiva que la de este año, en distintas pistas verán consecutiva o simultáneamente números fastuosos, en los que se conjugarán el suspense, el peligro y la prodigiosa habilidad de nuestros artistas! ¡Damas y caballeros, pasen y vean!

circoooo.JPGRemataremos el invierno con un clásico que es el Congreso del PP, con un solo candidato, el exclusivo objetivo del poder y sin proyecto colectivo, una maravilla que no deben perderse como las reposiciones de las películas en blanco y negro. Al mismo tiempo, en la pista Vistalegre 2, podrán asistir al apasionante duelo entre el escurridizo Superpitagorín y el implacable Forzudo de la Coleta. En los juzgados de Barcelona se exhibirá la coreografía estelada con el espléndido Artur Mas en su conseguido rol de cordero pascual, como víctima propiciatoria que prepara el gran ejercicio Referéndum en la cuerda floja que tendrá fecha nueva en mayo, con los trapecistas sin red de la CUP, el triplesaltador mortal Junqueras y el extraordinario equilibrista Puigdemont. Para dar más profundidad a la función, en la Pista Central presentarán sus números la Caverna Mediática, el Tribunal Constitucional y la gran estrella Mariano, el Inmóvil de Pontevedra. Mientras tanto, en la Pista del Puño y la Rosa actuarán Sánchez, el campeón de lanzamiento de cuchillos, el mago López y la gran escapista Díaz, con colaboraciones especiales de los malabaristas de la Gestora de Ferraz y algunas apariciones estelares de las viejas glorias que serán una sorpresa. Dependiendo del desarrollo del espectáculo, está en preparación el gran fin de fiesta Elecciones Generales en Noviembre, si antes no se completa el número del Jefe Tragasables de Ferraz, con el pase cómico de los presupuestos. Y esto es solo una parte, que se adornará con sentencias por corrupción, chantajes a las instituciones y más ganancias de las empresas del Ibex-35, para lo que se cuenta con los más afamados ejecutores de trucos de cartas, pirotécnicos especializados en humos de colores y payasos vestidos con banderas autonómicas. Y en la pista del fondo, los forzudos de Bruselas, la saltadora del Brexit, El Invasor de Crimea, y el blanco de pelo anaranjado, que vive en el la Casa Blanca, se está poniendo morado y no tiene negros. Construcciones de muros, subidas del petróleo y otros aditivos harán de 2017 un año realmente asombroso.

¡Damas y caballeros, niños y niñas, adquieran ya su entrada!

(Asegúrense de llevar credenciales de ser blancos, cristianos,

nacidos en España y... Bueno, gente de orden).



Vamos de disparate en disparate, y ni al novelista más fumao se le ocurrirían historias tan absurdas. Facundo Cabral decía que el mundo es una novela escrita por un loco; yo digo que España es un teatrillo montado en un manicomio.

DISPARATE A:

Después de la caída de los imperios centrales, de entre los dirigentes solo a Franco se le había ocurrido ir de caza y luego fotografiarse con la pieza cobrada. Ahora hemos recuperado esa ancestral costumbre.

DISPARATE B:

Cuando se descubre corrupción en un partido, lo lógico es negarla, y lo consecuente tomar medidas enérgicas. Ahora, como descargar en el de enfrente no cuela porque todos van igual de reventados, se le echa la culpa a los instaladores de IKEA, que dejan fajos de billetes en los altillos de los armarios.

332ssIMG_4638.JPG

(Esculturas de arena en la Playa de Las Canteras. Las Palmas de Gran Canaria.)

DISPARATE C:

Si estar bajo los efectos de las drogas o el alcohol es un agravante en asuntos de circulación, ¿Por qué es atenuante cuando se comete un acto criminal?

DISPARATE D:

Si en los últimos 20 años los bancos y las grandes empresas se hincharon a ganar dinero mientras pagaban sueldos de miseria, ¿dónde demonios está todo ese montón de dinero? ¿Por qué la solución que ve la cúpula empresarial es hacer los expedientes de regulación de empleo sin control del Estado? ¿A eso llaman flexibilizar el mercado de trabajo?

DISPARATE E:

Si la RIC significa Reserva de Inversiones Canarias, ¿Por qué quieren meter ese dinero en Marruecos, Cabo Verde o Senegal? Si Hacienda deja de cobrarme parte de mis impuestos yo también puedo comprar con esos eurillos el 0,00000001 % de un hotel en Mauritania.

DISPARATE F:

Si Jesucristo iba en sandalias, ¿Porqué cada viaje del Papa cuesta una pila de millones?

DISPARATE G:

Está claro que nos interesa muy poco qué facción de cada partido se lleva el gato al agua. Ese es su problema. Lo que tienen que contarnos es su proyecto real para que España deje de de ser un reino feudal de la Reconquista y sea un país decente. Como se llame el Secretario General de aquí o la Secretaria General de allá, no es relevante. Lo que vayan a hacer sí.

DISPARATE H:

¿Por qué Buenafuente, Jesús Vázquez, Mercedes Milá, Matías Prat, Ana Rosa Quintana y un etcétera muy curioso tienen contratos millonarios en la televisión, mientras periodistas titulados universitarios cobran una miseria (en caso de que tengan trabajo)? ¿Son tan buenos o se trata de un clan como el de los cantantes intocables de siempre que ahora se vuelven locos por hacer dúos con Raphael?

22ssIMG_4638.JPGDISPARATE I:

¿Por qué falta dinero para servicios sociales y siempre lo hay para invitar a los carnavales a la mediocridad de la prensa rosa nacional y a los Boris Izaguirre y las Belenes Esteban de turno, que cobran cachés vergonzantes (que no les regatean) y luego ni hablan, ni promocionan, ni nada?

DISPARATE J:

Si hay timadores telefónicos que se aprovechan del desconocimiento o de la ingenuidad de muchos ciudadanos, y se sabe desde dónde llaman, ¿Cómo es que las compañías telefónicas miran para otro lado? ¿Por qué el Gobierno, la fiscalía, San Juan Nepomuceno, el árbitro del Betis-Celta o el Sursum Corda siguen cruzados de brazos?

DISPARATE K:

¿Por qué los dirigentes el fútbol en todos sus niveles no ponen de verdad coto al machismo, la xenofobia, la homofobia y la violencia que surge o se escuda en el fútbol? Siempre buenas palabras pero los hechos demuestras que nunca las cumplen.

DISPARATES L, M, N, O...

¿Por qué en Canarias...? ¡Uf! No sé por dónde empezar...

FINAL:

Tengo para completar tres abecedarios, pero con estos ejemplos creo necesario pedir que intervengan Spiderman, El Capitán América, Supermán, o, mejor aún, El Zorro, que se parece a Antonio Banderas y a Tyrone Power, y habla español. Al Capitán Trueno lo dejamos, eso de "Santiago y cierra España" suena rancio (lo siento por Víctor Mora). Además, ya tuvimos un Capitán Trueno de verdad y nos metió en una cruzada. Claro, es lo suyo.


445img039.jpgParece (esperemos que se consolide) que empieza a saberse que en Canarias se escribe narrativa y poesía tal vez como en ninguna época de sus quinientos años de historia, con unos niveles que nada tienen que envidiar a los de los momentos más recordados de nuestra literatura. Hasta hace poco tiempo, dada la escasa atención mediática, crítica y universitaria, era posible pensar -algunos lo siguen pensando o haciendo que se piense- que la última poesía escrita en Canarias data de los años 60 (Poesía Canaria Última) y que desde el Boom narrativo de los 70 nadie había vuelto a escribir una novela. Ha pasado casi medio siglo de poesía y cuatro décadas de narrativa y, aunque la actividad creativa es muy importante, solo en los últimos años hay referencias de todo ese quehacer que se ha hurtado a nuestra cultura. ¿De quién es la culpa? Pues como se suele decir, entre todos la mataron y ella sola se murió, se han mezclado la desidia general, el feudalismo de unos pocos y el complejo de inferioridad que hace que se piense que lo de aquí no tiene nivel, salvo que hablemos de fútbol, donde a menudo pecamos de cierto chovinismo. Ni una cosa ni la otra, pero lo que no puede negarse es que las cosas existen. Incluso se suele llamar a los poetas y narradores de la década de los 80 La Generación del Silencio, no porque callara, sino porque no había canales de expresión.

Formo parte de esa generación, y por ello hace unos meses un grupo personas de esta hornada nos reunimos para dar a conocer los más recientes poemas, algunos incluso en fase de construcción. A esa iniciativa se la llamó Bitácoras, y para que quedara constancia sufragamos la edición de los poemas recitados, cuyos posibles beneficios editoriales irán a parar a una ONG; es una manera de unir la poesía con la solidaridad, de materializar aunque sea testimonialmente el sentir general de que somos humanos, porque, como dijo Terencio, "nada humano me es ajeno". El próximo viernes al atardecer habrá un recital en el Real Club Victoria, donde participarán algunas de estas voces, pero estarán todas en ese librito que es como el hilo que fija a la tierra la cometa de la poesía. De esa forma se funden las sensibilidades humana y poética en una velada sin más pretensión -grande en su modestia- que la poesía en su amplio significado.


Todos conocemos al Pedro Lezcano, poeta y otras muchas cosas. Hace unos meses dimos cuenta del Pedro Lezcano autor teatral. Ambos géneros literarios se asumen como suyos, recitamos de memoria sus versos y sabemos de su pasión por el teatro, fuese autor, actor o director. Ahora se nos presenta otro Pedro Lezcano, también conocido pero hasta ahora menos valorado. Me refiero a su faceta de narrador, que ahora queda a la vista en una preciosa publicación (Narraciones. Pedro Lezcano) del Cabildo de Gran Canaria, con la edición a cargo del profesor Felipe García Landín.

pleznano1.jpgPedro Lezcano es magnífico en todas sus vertientes literarias, es uno de nuestros poetas casi sagrados, pero no me canso de decir que su trabajo narrativo tiene al menos la altura de su poesía, que no es poca, pero me atrevería a decir que en algunos momentos la supera. Y es una lástima que un corpus narrativo como el suyo, no muy extenso pero sí muy contundente, quede orillado en nuestro devenir literario. Lezcano es un orfebre del cuento. Pocas veces se han alcanzado en Canarias cotas más altas que las que él escaló, por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos que estamos no solo ante un gran poeta, sino ante uno de los insoslayables narradores canarios del siglo XX. Conocedor de esta sociedad, de sus grandezas y sus miserias, de los claroscuros que conducen al dolor de muchos para el beneficio de unos pocos, utiliza su talento para definir a fogonazos una realidad a menudo metaforizada porque hubo un tiempo en el que las circunstancias obligaban. Relatos como El pescador o La chabola forman parte de mi antología personal de cuentos que en su breve trazo definen un mundo.

Como un centrocampista de la letras, Lezcano juega en cualquier sitio y saca de su manga la magia de la precisión, la ironía siempre agazapada y dispuesta asaltar en cualquier momento, la compasión de quien entiende el drama de sus personajes. No falta el humor, siempre a flor de piel tanto en el autor como en sus criaturas literarias, y es capaz de arrancarnos una sonrisa o una carcajada, y más adelante transmitirnos el desgarro y el desamparo. Pedro Lezcano rebosaba talento, pero también conocía el oficio y su trayecto, por eso disponía siempre del recurso adecuado para generar lo que deseaba. Eso está al alcance de pocos autores, y por ello esta edición es una llamada para que quienes aun no hayan descubierto a este gran Pedro Lezcano se acerquen a su prosa imaginativa, a sus personajes que respiran, a su capacidad casi fotográfica de retratar una sociedad y un tiempo, que fue a la vez bello y terrible. Me cabe el orgullo de haber sido el editor en 1994 de uno de sus últimos relatos, Diario de una mosca, y espero que, después de un cuarto de siglo reivindicando la narrativa lezcaniana, se preste ahora más atención al gran trabajo de edición y análisis realizado por el profesor García Landín, y a la lectura de una colección de relatos en los que nada sobra.


Meryl Streep aparece casi cada año en la lista de nominaciones al Oscar desde su primera película y primera nominación (El cazador, 1978). Este año vuelve a ser candidata. Dado su indiscutible talento (ya sabemos que Trump no comparte mi opinión) no es una novedad, pero sí que lo es la película que protagoniza, una curiosidad, porque trata de cómo alguien puede engañarse a sí mismo toda la vida. Es una biografía de Florence Foster Jenkins (1868-1944), que también es el título de la película, una rica heredera norteamericana que cantaba muy mal, pero se empeñó en ser soprano y dar recitales que eran fustigados por la crítica. Su frase fetiche fue "Podrán decir que no sé cantar, pero no podrán decir que no canté". Aguantó más de 30 años en esa carrera imposible y lo curioso es que llenaba salas porque la gente iba a burlarse de ella.

ffperkins.JPGEl público puede ser cariñoso, exigente, generoso, crítico o entregado, pero como toda masa también puede ser muy cruel. Y esto me lleva a la misma historia pero sin millones, la de una anciana cantante de cabaret, cuyo nombre me reservo por humanidad. Actuaba en una capital latinoamericana como telonera y aparecía en el escenario con un vestuario sofisticado, intentando aparentar treinta años menos de los que tenía. No asumir su edad resultaba patético, porque todo aquel intento de glamour la envejecía aún más. Pero de algo había que comer, y la seguían contratando porque el público iba a reírse aunque ella actuara en serio. Los cosméticos que se empastaba le daban aspecto de ciudad bombardeada. En otro tiempo fue una buena cantante, siguiendo la estela de las primeras mujeres tanguistas, pero la vida había sido muy dura con ella; desafinaba, susurraba estrofas inaudibles y se convertía en una parodia de cantante. Esta mujer sí era consciente de que se mofaban de ella, pero como necesitaba el dinero para sobrevivir salía al escenario acompañada de un pianista-cómplice, que intentaba acometer la tarea imposible de ocultar tanto error acústico. En una ocasión, la crueldad del público tomó tintes de humor negro, cuando la cantante destrozó el tango Caminito, un clásico que estaba en la memoria de todos en las voces de Carlos Gardel y Libertad Lamarque, y cuando llegó al último verso se apoyó en el piano, miró al pianista y cantó desgañitándose:

"...Y que el tiempo nos mate a los dos".


El espontáneo que siempre hay en el público no perdió su oportunidad y materializó la crueldad colectiva gritando:

-¿Y qué culpa tiene el pianista?

Los seres humanos podemos ser muy generosos pero también muy sádicos, y a veces la misma persona puede ser ambas cosas dependiendo del ambiente y las circunstancias.

***


Me fascina y me apabulla en la misma medida el uso cotidiano de la lengua que hacen algunas personas. Por encima de acentos, dialectos y vocabularios diferentes, está el habla personal, y eso es lo deslumbrante. Me remito a mi entorno para distinguir dos extremos: el analítico y el sintético. El primero suele practicarlo con una brillantez wagneriana la vecina del 5ºF, que ya tiene una edad y vive sola, por lo que aprovecha cualquier resquicio que le ofrece la vida para soltar juntas todas las palabras que acumula cuando no tiene interlocutor. Me la encuentro en el zaguán cojeando y apoyándose en una muleta, por lo que, después de los buenos día, el protocolo me obliga a preguntarle qué le ha pasado; la buena mujer se detiene, me escruta y empieza: "Pues esto fue el martes... no el miércoles por la tarde, es cuando yo voy a casa de mi hija la más chica, que voy a quedarme con el nieto, clavadito al padre, de mi familia no sacó nada, no como la mayor, que tiene dos que son igualitos a mí; sí hombre, mi hija Marta, la que se casó con el sobrino de don Marcial el cardiólogo, no don Marcial el de la panadería, que por cierto ya no hace el mismo pan que antaño, cuando duraba tierno tres días; es que ya ni el agua es la misma, ahora siempre con garrafas porque la del grifo no me gusta para cocinar, que me las trae el del supermercado nuevo, el de la casa azul, oiga y que tiene buenos precios, porque como está la vida..." Ocho minutos y medio después logro reconducir el asunto y deduzco -nunca me lo dice claramente- que se ha hecho un esguince, y no me quedan claras las circunstancias ni la gravedad del percance. Por ello tengo en estudio si debo subdividir la clasificación de este tipo de comunicación en dispersa, disuasoria y diluida, pero está por ver si debo llamarla habla infinita porque la riqueza de matices y enganches es ilimitada.

4-5 jesuc.JPGLuego está el habla concisa, que llamo aglutinante porque en pocas palabras o incluso una sola se expresa todo un discurso. Puede que incluso ni siquiera sea una palabra, sino un sonido ancestral, con una capacidad polisémica extraordinaria. Es casi una lengua nueva, que se reduce a un vocablo del estilo de "claro", "ajá" o "ya", o bien a un extraño sonido que no acaba de ser palabra, como "Buff", "Wau" y otros de pelaje similar que no determinan diáfanamente con qué vocal se trabaja. Así se expresa el vecino del Noveno B, que por la sonoridad de lo que pone en la placa de su vivienda podríamos pensar que es ciego, pero no, ve perfectamente, y con sus dotes de síntesis va camino de ser mudo. Hay que decir en su favor que la única palabra... bueno, sí, palabra de su idioma, "Ooooh", suena muy nítida, y no hay duda sobre la vocal que usa. A este te lo encuentras cojeando y apoyándose en una muleta porque tres días antes tuvo un accidente de tráfico y como, otra vez, el protocolo te obliga a preguntarle qué le ha pasado, te queda claro con su diáfana respuesta: "Ooooh". Y se larga sin más. Sublime, un vocablo que lo expresa todo, que cuenta mil historias, que transmite toda la información del universo. Antes de que conociéramos a Donald Trump, el mundo ya estaba desquiciado, por exceso o por defecto. Nos callamos lo fundamental y hablamos por los codos de chorradas, por lo que me viene a la memoria una pintada de los años setenta en la pared de una facultad universitaria: "Aquí no aprueba ni Dios; Jesucristo 4,5".

Archivos mensuales